sábado, 6 de noviembre de 2010

Bernardo Lejderman Konujowska - María del Rosario Avalos Castañeda

Bernardo Lejderman Konujowska
María del Rosario Avalos Castañeda


asesinados el 8 de diciembre de 1973
por una patrulla militar de la dotación
del Regimiento "Arica" de La Serena
en el valle de Elqui, República de Chile


Ernesto Lejderman Avalos: hijo del matrimonio


Conocimos a Ernesto Lejderman Avalos un 9 de julio muy especial; el del año 2007, día de la nevada, cuando realizábamos un homenaje al querido compañero, José De Luca (Pepe, fallecido el 10 de noviembre del 2006), y ante la concurrencia de distintas compañeras y compañeros de Organizaciones Sociales y de Derechos Humanos.
También homenajeamos a los compañeros que tan gentilmente se habían prestado a testimoniar, para la realización de nuestro primer trabajo como Comisión de Derechos Humanos del Espacio Asambleario de Parque Patricios, sobre la Desaparición Forzada de Personas por Razones Políticas.
Así, se acercaron Bruno Palermo, Elisa Tokar, y Julio Morresi; no pudiendo hacerse presente Carlos Pisoni, quienes formaron parte de ese primer trabajo,
La Plazoleta Coronel Pringles, ubicada en las calles Caseros y Monteagudo, del barrio porteño de Parque Patricios, desde ese momento se pasó a denominar popularmente, “Plazoleta de la Memoria Pastor, José De Luca”.
Ese día, Ernesto se acercó a nosotros para presentarse, y felicitar por la actividad desarrollada.
Tiempo después, nos pusimos en contacto, e inmediatamente sentimos la necesidad de entablar una relación fraterna, que nos permitiera continuar el camino iniciado.
La generosidad y humildad de Ernesto, nos permitió conocer su historia, aportando un valioso testimonio, sobre las consecuencias de las Dictaduras Militares en Latinoamérica, y sus planes de exterminio económico y político, y la instauración de un nuevo período de acumulación capitalista.
Gracias a su voluntad, pudimos llevar adelante esta charla que sigue a continuación:


Historiadores: Hola Ernesto; sabemos que formás parte de una Organización de Derechos Humanos llamada AFEPOC ¿podés decirnos cuáles son sus fundamentos y ocupaciones?
Ernesto Lejderman Avalos: AFEPOC es la agrupación de familiares de ciudadanos Argentinos desaparecidos o ejecutados en Chile, asesinados; los familiares nos reunimos como una forma de buscar justicia por nuestros familiares en Chile. En Chile la pelea es por todos, pero la búsqueda o el reclamo se centran específicamente en ciudadanos Chilenos, no en ciudadanos extranjeros. En estos casos, incluso en los mas conocidos, depende de su familia el que haya una investigación, o de alguna autoridad de Gobierno, o del mismo país originario de la persona, que plantee una solicitud de justicia, y pueda haber una investigación o no.En principio, cuando yo me decidí a querellar en Chile, cruzar y presentar una querella criminal contra los Militares; una de las cosas que tenía en claro era que la lucha individual no me conducía a nada, era un tema personal que quedaba ahí.Entonces comencé a buscar a los familiares de las otras víctimas. Fue un camino muy arduo, de uno en uno; mi compañera me ayudó bastante. Nos conectamos primero con Olga Reinoso, quien tiene a su marido desaparecido en Chile; después con la familia de Miguel Ángel La Corte, cuya hija es Carla La Corte, militante de DDHH del Ceprodh. Tiene a su papá desaparecido, y está en silla de ruedas por el gatillo fácil. Recién hace poco pudo ver un avance en la investigación. Carla es dirigente en la Universidad de Quilmes, y es Militando allí donde la dejan en silla de ruedas, cuando se bajaba de un colectivo en Quilmes.
Seguimos buscando familiares, y ahora en este momento, llegamos a ser diez familias las que estamos conectadas; tratamos de viajar a Chile juntos, e impulsamos los juicios presentados, que en la actualidad llegan a seis.Lo que nos fundamenta es la idea de plantear justicia para nuestros familiares; acá y en Chile. No solo le pedimos solidaridad al pueblo y a las Organizaciones de DDHH Argentinos, sino también al Gobierno.


H-: ¿Qué ideas los contienen? E.L.A.: Nosotros no somos una organización, por que somos diez los que lo integramos, de los cuales cinco están en Bs. As., el resto está diseminado por el país. No tenemos posibilidad real de juntarnos. Así mismo los que vivimos en Bs. As., también estamos alejados entre si físicamente.
Mas que una Organización somos una Comisión de trabajo; somos una Asociación pero tenemos carácter de Comisión, donde nuestros pilares o principios son los mismos de la agrupación HIJOS, de Madres, y de Abuelas. Nos une la misma lucha y nos identificamos con los mismos postulados; “Juicio y Castigo a los responsables”.

H-: ¿Hay personas desaparecidas de otras nacionalidades en Chile? E.L.A.-: Si hay gente de todo el mundo. Especialmente por ser que el gobierno de Salvador Allende despertó una luz de esperanza de lograr un socialismo por la vía pacífica y democrática. Eso atrajo gente de todo el mundo, por eso hay desaparecidos de casi todos los países.La dictadura de Pinochet se ensañó especialmente con los extranjeros; eran buscados y ejecutados. Algunos fueron detenidos, pero la xenofobia que tenían los Militares Chilenos hacia los extranjeros, les hacía sentir un especial rechazo. Además se acrecentaba por el hecho que eran de izquierda


H-: ¿Cómo se liga tu historia personal a la desaparición de militantes políticos en Chile? E.L.A.-: la dictadura comenzó en 1973; previo al golpe, hubo un caso de un camarógrafo Argentino-Sueco, Leonardo Heinrichsen, que fue asesinado por una patrulla Militar mientras filmaba los acontecimientos en Santiago. Con la familia estamos trabajando y llevamos adelante un juicio; como en todos los casos, es una familia que sufrió mucho.El 8 de diciembre del ´73 es el caso de mi papá; en los años posteriores siguieron apareciendo mas víctimas. En el lapso que duró la dictadura siguieron sucediendo casos de víctimas Argentinas.


H-: ¿ donde vivían tus padres antes de tomar la decisión de ir a Chile? E.L.A.-: Mi papá tiene que viajar de Argentina a México por que es perseguido acá en Bs. As., inclusive judicialmente, en el año ´70. En México la conoce a mi mamá y se casan.


H-: ¿Qué militancia tenía tu papá? E.L.A.-: Mi papá era marxista guevarista. Empezó en el PC, y después se pasó al PCR; después a otro grupo que creo era Vanguardia Comunista, y a un grupo Guevarista posteriormente.


H-: ¿fue en época de Lanusse? E.L.A.-: si exactamente. Tenía estudios avanzados en Derecho, y es allí donde detienen a varios compañeros. Después también lo detienen a él, y toma la decisión de irse del país, por que ya estaba muy jugado.
Como tenía el ideario del Che, comenzó un recorrido por toda América Latina; Bolivia, Perú, Ecuador, Guatemala, Centroamérica, México; por tierra y militando..


H-: ¿tu mamá también tenía militancia política? E.L.A.-: Ella era simpatizante política, no tanto militante. Mi mamá era militante en una agrupación pequeña en la Universidad, era otro nivel de compromiso. La decisión de irse a Chile no fue nada fácil para ella, por que mis abuelos eran un poco conservadores, muy a la antigua, y de derecha. Con un Argentino judío, de izquierda, y encima se la llevaba a otro país …….., fue terrible.
En junio del año ¨71 viajan a Chile, y yo nazco allí; por lo que soy ciudadano Chileno


H-: ¿ Cómo reconstruís la historia de tus padres? E.L.A.-: En el año ´91 viajo a Chile, y me empiezo a encontrar con amigos, compañeros, y conocidos de mis padres, que me pintan un panorama bastante claro de algunas cosas, aunque no pude reconstruir todo.Ellos llegan a Santiago (Chile), a una población donde están compañeros que ellos conocen.Mi papá quería ir allá para apoyar y colaborar con el proceso Chileno. Primero se liga a un grupo insurreccionalista que no estaba de acuerdo con muchas cosas; con algunos de los pasos que estaba dando la Unidad Popular.Luego se abre de ese grupo, y ya se une a gente de la Unidad Popular, del Partido Socialista, del MAPU. El MAPU es una agrupación cristiana de izquierda, como acá podría ser Cristianismo y Liberación.
Emprende una militancia, y se sostiene trabajando de lo que se presentara; era multifacético; sacaba fotos, era profesor, maestro. A continuación se fue al norte de Chile a militar, y fue asesor del gobernador de la Ciudad de Vicuña, y llegó a gerenciar una fábrica de muebles. Entró como operario, y terminó gerenciándola. Era una fábrica chica de unos diez operarios. El diseñaba los muebles, organizaba la producción, organizaba la venta; el dueño se fue a Estados Unidos, y el quedó al frente. Hace unos años lo encontré al dueño y me contó algunas cosas.


H.- ¿podrías detallar sus días en Chile?
E.L.A.-: mis padres llegan en el año ´71 a Chile, en el ´70 se casan en México. Vivimos en Santiago hasta agosto septiembre del ´71; luego vamos al norte, a la zona del valle Elqui, en una ciudad que se llama Vicuña. Allí vivimos en la casa de compañeros, donde se compartían el lugar. Las casas en esa zona eran grandes, con habitaciones espaciosas.
Hasta que se sucede el golpe, vivimos allí, aproximadamente dos años, o sea fines del ´73. en ese ínterin, mi papá se hace allegado del gobernador de Vicuña, y alrededores. Era una ciudad chica, con varios pueblos alrededor, específicamente rural, y él formó parte de una Junta de cinco o seis asesores, haciéndolo ad honorem. Mi papá era maestro, abogado; y lo asesoraba en el tema de la reforma agraria, tema que él había estudiado bastante. Además de esa tarea, militaba y trabajaba en la fábrica de muebles; todo el día.
Después del golpe, salimos de esa zona, y nos escondemos en una mina abandonada. Estamos mas o menos veinte días allí, hasta que nos encuentran.

H-: ¿como los encuentran?, ¿Sabés como fueron asesinados? E.L.A.-: Hay un testigo que conocí, que me contó lo que presenció. Los Militares tenían secuestradas a varias personas, a las cuales torturaban, y les llegó la información que en esa zona estaba mi padre. Nosotros estábamos escondidos en una mina abandonada en la montaña, cerca del límite con Argentina. Los Militares estaban buscando información. Un día de lluvia, un profesor que nos llevaba alimentos allí donde estábamos, al no poder ir, le pagó y dio los víveres a un taxista para que los llevara, a la ciudad, a dos horas de viaje. Le tuvo que explicar para quién era. El problema fue que este taxista era informante de los Militares, un servicio que les pasaba información; les dio el dato a ellos, y al otro día detuvieron a este profesor que le había dado el paquete, y lo torturaron tanto hasta el punto que tuvo que decir donde era y para quién era, y quién era el contacto; que era un campesino. A este campesino también lo secuestraron, lo torturaron, amenazaron a su familia, y obligaron al campesino a que los guíe hasta donde estaba mi padre, y ahí es donde los matan.Primero disparan contra mi mamá, estando yo con ella; cuando mi papá escucha los disparos, estando arriba de un cerro, regresa y ve a mi mamá, entonces ahí lo ven los militares, y le comienzan a disparar. Empieza a escapar, logran pegarle y lo matan.


H-: ¿vos quedás ahí solo? E.L.A.-: No, los militares me llevan primero al regimiento, ahí me tienen unos días, no se bien cuanto tiempo, y después me llevan a un convento de monjas, donde estoy un par de meses,; hasta que mi familia paterna hace el reclamo diplomático por mi persona , y el Cónsul Argentino me lleva a Bs. As. En avión. Esa es un poco la síntesis.


H-: ¿tenés algún recuerdo de ese hecho? E.L.A.-: afortunadamente no, en estos momentos no recuerdo nada.


H-: sobre el testigo del asesinato de tus padres ¿sabés algo, lo llegaste a conocer? E.L.A.-: Si, yo lo conocí a él y toda su familia, tengo una amistad con toda su familia; es gente de campo muy pobre, muy linda, muy solidaria; no perdieron los valores socialistas que tenían en esa época. Este testigo se presentó a la Justicia, y declaró todo lo que sabía, lo que había pasado; inclusive gracias a su testimonio se pudieron recuperar los restos de mi papá, por que no los teníamos. Eso fue en el año ´91-92, en ese tiempo recuperamos los restos. Mi papá está en el Memorial de los Desaparecidos de Chile junto con otros compañeros descansando allí.


H-: vos nos contabas que habían desaparecido los restos de los dos, ¿Cómo sucedió eso? E.L.A.-: según lo que declara el testigo ante los Jueces, cuando los Militares lo interrogan, el pregunta sobre mi papá, a lo que le contestan que lo dejaron tirado para que se lo coman los pájaros. Pero según lo que consta en los certificados de defunción de mi padre es “muerte por explosión de dinamita”, y esa es la “versión oficial”. la de que mi papá se autoimplosionó.Por versiones que nos llegaron después sabemos que no fue así, pero no teníamos ni el lugar ni los restos. Pero en el año ´91, el Juez ordena una expedición en la búsqueda de los restos de mi papá, y son encontrados, gracias al aporte de este testigo, que se llamaba Luís Ramírez.Los restos de mi papá, en el año 91 se recuperan; y con mi mamá sucede al revés, por que cuando la asesinan a mi mamá, le ordenan al campesino que haga una fosa con una pala, y cuando termina de enterrarla, este hombre pregunta por mi papá, para hacer lo mismo, y ahí es donde le dicen que lo dejan tirado para que se lo coman los pájaros. Al mes, cuando se conoce la noticia, el Estado Mexicano reclama los restos de mi mamá. Ante este pedido, los restos iban a ser enviados a México, pero no sé por que motivo fueron enterrados en el cementerio de Santiago, según consta en el Expediente Judicial. Entonces teníamos en ese momento, a mi mamá en el cementerio y a mi papá desaparecido. Hoy los restos de mi mamá están desaparecidos, por que se los llevaron, no están mas en el lugar que los habían dejado, y recuperamos los de mi papá que están en el cementerio. Es una paradoja siniestra.

H-: ¿ que papel jugaron tus abuelos paternos?
E.L.A.-: mis abuelos me reciben en Bs. As., cuando yo tenía dos años y medio. Mi abuelo era un exitoso sastre, le iba muy bien económicamente, tenía propiedades. Pero a raíz de lo que le pasó a mi papá, empezó a deprimirse, a abandonar el oficio; y de a poco comenzó a caerse. Entonces, de estar muy bien, pasaron a estar mal, y depender de la jubilación. Vivíamos en un departamento en Santa Fe y Libertad, y en el año ´77, mi abuelo lo tuvo que vender, y compró uno en Villa Crespo, con la idea de vivir con la diferencia que le quedaba, pero por esas maniobras económicas de la época, ese dinero se le esfumó.
A pesar de la situación precaria, nunca me faltó nada; y por el hecho de ser muy mayores, hicieron lo mejor que pudieron, que no estuvo nada mal. Fueron prácticamente mis padres.

H-: ¿y con el resto de la familia?
E.L.A.-.Con el resto tuve una relación más lejana; sobre todo con la de México, por que cuando viajé con mi abuelo para conocerla tenía ocho años, después por una cuestión de distancias no los vi más. Cada tanto una carta o un llamado, nada más. En la medida que fui creciendo fui alejándome un poco.

H-: ¿por que pensás que se produjo de parte de ellos ese distanciamiento?
E.L.A.- un poco por que no le dieron la dimensión de lo que me había pasado, y otro poco por que los afectos no se dan así por que sí, vos no podes obligar a nadie.

H-: ¿que respuesta tuviste de los distintos gobiernos chilenos?
E.L.A.-: con relación al asesinato y desaparición, en el gobierno de Ricardo Lagos en el año 2000, una indiferencia total. En la Embajada de Chile nos ignoraron; la Secretaría de DDHH de Lagos también nos ignoró.
Cuando ganó Lagos, yo estaba contento, por ser un gobierno socialista, y tener amigos que estaban en esa línea; pero cuando veo la política que lleva adelante, y en especial la de DDHH me decepciona completamente. Una indiferencia total por parte de todas las autoridades.

H.- ¿dejó de lado el tema Derechos Humanos?
E.L.A..- En el 2001 me entero que Lagos asciende a General del ejército a uno de los militares contra los que yo había querellado. Yo lo querello, por que aparece una acusación de otro militar hacia este milico, que dice que: “Mario Larenas Carmona participó en el crimen de Bernardo Lejderman y María Rosa Avalos”. Al presentarnos nosotros en la querella contra esos militares, le pedimos a la Justicia que certifique e investigue que participación tuvieron.
Pero Ricardo Lagos, con esos antecedentes, asciende a General a Mario Larenas Carmona. Nosotros por el hecho de que era un gobierno socialista, tratamos de hacer todos los reclamos de manera que no fuera un escándalo. Lo planteamos por intermedio de la embajada entregando una carta, pero no tuvimos ningún tipo de respuesta. En esa época, económicamente en la familia estábamos quebrados, y no obtuve por parte del gobierno chileno ninguna ayuda para poder viajar hasta allá a presentarme.

H.- no pudieron obtener ayuda, pero ¿al menos los recibieron?
E.L.A..- En el año 2002, la situación había mejorado un poco, y me pongo en contacto con HIJOS (Chile) y la Agrupación de Familiares de Chilenos Desaparecidos, y acordamos hacerle un “Escrache” a Larenas Carmona, y en la puerta de la Casa de Gobierno otro a Lagos; acusando al gobierno y denunciando esta situación públicamente. Esta denuncia la toman todos los de medios de comunicación, y queda claro que era impresentable el hecho que se ascendiera a un tipo que tenía esas denuncias sobre su persona.
A los dos días me recibió Michel Bachelet que era Ministra de Defensa del gobierno de Lagos, y tuvimos con ella una buena relación; por que el General acusado estaba bajo su mando. Aunque al principio me decía que no tenía pruebas en contra del Militar, yo le contesté que las pruebas las había presentado, que correspondía que la asesoraran mejor.
Pero igual, a partir de ahí se me empiezan a abrir todas las puertas; me recibió la Secretaria de DDHH, los abogados del gobierno; y ahí cambió el trato.
El gobierno de Chile se querelló en contra de los Militares por el caso de mis padres; y fue un apoyo importante, por que además del abogado privado que tenía yo de una ONG, estaba el gobierno que me apoyaba. Ese fue un buen gesto.
Como agrupación también recibimos apoyos, limitados, pero que nos permitieron viajar para presentarnos a la Justicia por otros casos. Pude gestionar pensiones para viudas de detenidos desaparecidos; como agrupación lo pudimos sostener un poco gracias a esa ayuda.

H-: de parte de los Gobiernos Argentinos, ¿alguien se interesó?
E.L.A.-:en ese momento gobernaba De La Rua, y la verdad es que no tuvimos apoyo, y tampoco pedimos mucho.
Con Duhalde, fue similar; a él si le pedimos, pero no obtuvimos demasiado.
Recién con el gobierno de Néstor Kirchner nos prestaron atención, y en el 2005 y 2006 se hicieron solicitudes importantes a la Cancillería Chilena, que obtuvieron también respuestas importantes; es decir, el gobierno Argentino se involucró.
El embajador anterior, Carlos Enrique Abihagle, nos acompañó a la Corte Suprema de Justicia, a presentar cinco querellas por cinco ciudadanos Argentinos desaparecidos y ejecutados en Chile. Un apoyo que no se da comúnmente, salvo en determinadas circunstancias del campo diplomático.
En el 2008, Ginés Gonzáles, me acompañó a mí a la Corte de Justicia, a presentar los últimos alegatos, en última instancia; allí estaban los abogados militares, la abogada de Gobierno acusando a los militares; y estaba yo sentado adelante de todo con mi abogado, con el Embajador Ginés Gonzáles de un lado, y el Embajador Mexicano del otro lado, ante los cinco miembros de la Corte. Lo que fue un apoyo significativo, por que me sentí respaldado por los dos países. Además estaban las solicitudes que hizo el Canciller Argentino Jorge Taiana.
Después la Presidenta Cristina Fernández le transmitió a la Presidenta Chilena Bachelet, su preocupación sobre el caso Lejderman, que estaba en última instancia, para que hubiera una buena resolución y se hiciera justicia.

H-: ¿ pudiste recuperar la historia de la militancia de tus padres?
E.L.A.-: bastante. En el caso de mi papá, en Argentina estudia Derecho, se empieza a acercar al PC, a organizar con otros compañeros los llamados “Campamentos Universitarios”; en los años ´69, ´70. era el momento en que se armaban más sólidos los grupos, y se producía la captación de militantes por parte de las agrupaciones políticas.
Él en esos campamentos se termina de compenetrar con el PC, pero después de un tiempo rompe con el Partido.

H-: ¿sabés por que rompe?
E.L.A.-: no lo tengo por seguro, pero considero que pudo haber sido por la línea Stalinista que seguía el PC en esos tiempos; el alineamiento con la U.R.S.S., le provocaría un sentimiento anti-imperialista también hacia el otro imperio.

H-: después, ¿por donde continúa su búsqueda?
E.L.A.-: ingresa luego al PCR, para luego de un tiempo romper también, siempre en una búsqueda que lo conformara. Hasta que encuentra su opción en una rama de la Juventud Guevarista, que luego formaría parte del PRT, que todavía no estaba conformado. Mi papá era muy crítico de Perón, y tenía mas que ver con el pensamiento del Che y el Guevarismo.

H-; ¿qué significaba para tu papá el ideario Guevarista?
E.L.A.-: la coherencia de las ideas con la práctica, el pensamiento Latinoamericano, la integración Latinoamericana; eso lo llevó a viajar por Perú, Bolivia, Ecuador, Venezuela, Colombia, Guatemala, México, siguiendo el camino por tierra, como el Che. Ese pensamiento Latinoamericano de Martí y Bolívar era común a toda esa militancia

H-: ¿qué comparación podes hacer entre la Dictadura Argentina y la Chilena?
E.L.A.-: son muchas las comparaciones que se pueden hacer, básicamente que la Dictadura Chilena fue más emblemática y conocida que la Argentina a nivel mundial; por que tuvo un Dictador como Augusto Pinochet Ugarte, que por distintas circunstancias fue más conocido; sin ser la Chilena ni la primera ni la última dictadura.
La característica del proceso de Gobierno Socialista que se estaba construyendo por la vía pacífica y democrática, era algo bien visto en todo el mundo, incluyendo a Europa, se contrastaba con la rigidez y el abuso de la fuerza que tuvo el gobierno de Pinochet, que no solo implantó el terror, sino un modelo Neoliberal, obedeciendo los dictados del norte a rajatabla.

H-: ¿fue el laboratorio del Neoliberalismo?
E.L.A.-: exactamente, por eso Inglaterra y Chile son los que implementaron primero el Neoliberalismo.

H:- nos decías que tu viejo trabajó y conocía bastante sobre la Reforma Agraria, ¿llegó a implementarse durante el Gobierno de Salvador Allende?
E.L.A.-:Si, hubo avances muy importantes, los cuales persisten, cosas que el Pinochetismo no pudo destruir. Dueños de su tierra que la trabajan.
Pero también están los casos de otras cooperativas, que son verdaderas empresas, con la forma legal de cooperativa, pero que no tienen nada de estas; que se aprovechan de los pequeños productores. No existe ese espíritu revolucionario para distribuir mejor la riqueza, pero si hay muchos pequeños propietarios que trabajan su tierra y viven de eso, que antes no existía.


H-: ¿considerás que la Chilena fue mas dura que la Dictadura Argentina?
E.L.A.-: en términos sociales, culturales y económicos fue más dura; pero en términos de represión, la Argentina fue más dura, más perversa, de mayor tamaño, más terrible en términos humanitarios.
Pero digo culturales y sociales en Chile, por que aún hoy se ven sus consecuencias, que son muy distintas a las de Argentina. Aún habiendo pasado por el Menemismo y el 2001, en Argentina está el tejido social, cultural y político, que sin ser el mismo que en los ´70, en Chile no existe.
Acá tenemos organizaciones de izquierda, los movimientos de DDHH son respetados, tienen una autoridad. En Chile a las compañeras de la Asociación de Detenidos Desaparecidos, la sociedad todavía las llama “locas”, son las que “molestan”, son las que “siguen con el tema del pasado”, las que “tienen odio en la sangre”; no hay una autoridad reconocida en el tema de DDHH. Eso con la mirada de los de derecha, pero los de izquierda, o sea los de la “Concertación”, también plantean que las cosas del pasado ya están terminadas, “ ¿siempre con los mismo vamos a seguir?”.
Los medios de comunicación no te dan aire. Cuando íbamos a hacer un escrache, y nos daban poco espacio en la televisión para una nota, yo me iba enojado, y las compañeras me felicitaban por haber logrado ese espacio; el único medio que mostraba algo era La Nación que responde a la Concertación.

H-: ¿ quizás fue la permanencia de Pinochet lo que influyó para que en la gente siga ese miedo instalado?
E.L.A.-: puedes ser, pero no solo miedo; también el modelo educativo.
Pinochet desmantelo todo el modelo de Allende, e impuso un modelo educativo terrible, retrógrado, que no enseñara a pensar y a tener un espíritu crítico.
Y además la instalación del sistema económico, con una base de sustentación que es el crédito; sin el crédito en Chile no se puede sobrevivir. Cada persona tiene diez tarjetas de crédito, tienen deudas con los bancos; pero pedir prestado, es la única forma que tienen para vivir día a día. Cada Chileno tiene una deuda externa.
Pero la Dictadura no fue solo del ´73 al ´89, sino que el modelo económico y social sigue hasta hoy, por que hubo un acuerdo entre Pinochet y la Concertación entre Democracia Cristiana y Socialismo, donde acordaron por un lado no juzgar a ningún Militar, y por otro continuar con el modelo.

H.-: es muy difícil luchar contra esa estructura “oficial”...
E.L.A.-: Los Militares armaron una estructura parlamentaria binominal, donde la derecha tiene la mitad de los votos, y sin un cambio de ese sistema es imposible modificar algo, ellos siempre tienen la mitad de los votos; por lo tanto tienen la mitad del poder, no podes cambiar las leyes, no podes cambiar el Status Quo del modelo de país.
No fueron solo diecisiete años de dictadura, fueron mas de treinta años de instauración de un modelo antihumano y salvaje, que le modificó la cabeza hasta a las mismas organizaciones de izquierda; por lo tanto la solidaridad entre organizaciones es limitada, y las desconfianzas son muchas. Una de las consecuencias de la instauración del modelo neoliberal es la desconfianza entre las personas, entre las organizaciones, entre los vecinos, el alejamiento, el distanciamiento; el miedo al otro.
En ese sentido es muy notoria la diferencia con la Argentina, acá todavía pudimos mantener algo de esa confianza y solidaridad que había en la Clase trabajadora.

H-: ¿ fue muy difícil superar lo que te pasó?, ¿pudiste lograrlo?
E.L.A.-: hasta el 2000, yo era hiperparanoico, no podía hablar del tema con nadie; pero a partir de un tratamiento psicológico pude ir superándolo poco a poco. Además está el tema de haberme visto en la obligación de viajar a otro país, y estar con gente que no conocía.

H-: ¿crees que la Justicia podrá solucionar políticamente el tema de los desaparecidos y los genocidas?
E.L.A.-: si hablamos de reparación a los familiares y a las víctimas, en Argentina se ha iniciado un camino que va en ese rumbo, al menos en el Juicio y Castigo reales según los crímenes cometidos.
En Chile, en el tema de la Verdad, se ha avanzado mucho, hay muchos Militares procesados, muchas investigaciones, pero las condenas son de tres años, cinco años, de dos años. Las condenas de cadena perpetua son muy pocas, y en casos muy emblemáticos.
Entonces nos encontramos con la consigna de Lagos, “Justicia en la medida de lo posible”; ¿qué es lo posible?, claramente lo que se pueda acordar con los Militares.
En Chile sigue vigente la Ley de Autoamnistía; que hace un par de años no la pueden aplicar por impresentable hacia el mundo.
La Prescripción se aplica de acuerdo a cada caso, pero lo que más están aplicando es la Media Prescripción, que es lo que emplearon en el caso de mis padres.

H.-: ¿qué es la Media Prescripción?
E.L.A.-: La Media Prescripción es un invento Chileno, y se indica cuando un caso prescribió por el paso del tiempo, ¡pero son Crímenes de Lesa Humanidad y no prescriben!.
Pero como pasó mucho tiempo, y además los Militares se han portado bien, no cometieron los crímenes de nuevo en democracia, entonces “en lugar de darle diez años, le damos cinco”.
Es un premio a haberse portado bien en los últimos años, o como dicen allá: “por que son gente que tiene honor”.

H-: ¿cómo es el caso de los tres autores del asesinato de tus padres?. (Los tres autores del asesinato del matrimonio Lejerman-Avalos, los ex oficiales del ejército Fernando Polanco, Luis Fernández Monje y Héctor Vallejos, fueron beneficiados con una reducción de cinco años en sus penas por un fallo de la Corte Suprema de Justicia de Chile. El veredicto, basado en la teoría de la "media prescripción" del caso, revirtió un fallo de la Corte de Apelaciones de Santiago que en 2007 condenó a 10 años de cárcel por el asesinato del matrimonio Lejderman-Avalos a los tres ex militares).
E.L.A.-: es un artilugio que utilizan los Jueces; por que cuando políticamente no pueden aplicar la prescripción, por que el Estado Argentino y el Mexicano habían hecho un reclamo, los Jueces no podían decir “acá no pasó nada”, entonces aplicar la Media Prescripción es una forma intermedia para no quedar tan mal con los Miliares, ni conmigo.
Pero nosotros recurrimos a la Comisión Interamericana de DDHH, donde planteamos que la pena de cinco años que les dieron es la misma que se da en Chile a quien se roba un autoestereo.

H-: durante todo ese proceso, mientras tanto ¿los asesinos siguieron libres?
E.L.A.-: estuvieron presos un tiempo, pero después fueron liberados. Cuando llegó la condena, en el año 2009, los encarcelaron y siguen presos.
El 25 de mayo de 2010, uno de ellos murió en la cárcel. (VER NOTA PERIODÍSTICA AL FINAL DE LA ENTREVISTA)
Fue un militar que pidió el Indulto en marzo, que se llamaba Vitriola. Aduciendo que tenia cáncer, pidió el Indulto Presidencial; y el Ministerio de Justicia le contestó que no, le denegó ese pedido.
Entonces se abrió un debate en Chile, sobre el tema de los Indultos. Como hay un gobierno de derecha, hicieron poner en escena el caso este militar que mató a mis padres; con el planteo que pidió el indulto, se lo negaron, y se murió. Lo plantean como una cuestión humanitaria.

H-: ¿ cómo ves el tema de los DDHH hoy, con respecto al ´91 cuando comenzaste?
E.L.A.-: en el ´91, empecé el camino de la Verdad, no de la Justicia.
Comencé a averiguar que había pasado; no tenía las herramientas ni la posibilidad emocional de planteármelo.
Se piensa “hay un militante político que está haciendo un juicio”; pero la realidad es que para enfrentar un juicio, para enfrentar la verdad, uno necesita tener claridad sobre ciertas cosas, necesita tener integridad, fuerza.
En el ´91, yo tenía 20 años, era un hombre, pero no tenía idea, era indiferente, ignorante; muy afectado emocionalmente, por que no podía o no quería hablar de eso, me paralizaba; estaba muy afectado, estaba muy mal.
Recién cuando empecé a militar en temas sociales, en la Villa del Bajo Flores, recién a los 25 años, comienzo a conocer el mundo de la militancia política, a perder esos miedos, trabajándolos, y tocando esos temas de los desaparecidos y la Dictadura, con otros compañeros y amigos.
Cambio de entorno social, me acerco a gente más crítica de la realidad, empiezo a entender otras cosas. En el ´91 yo me sentía como un chico que no sabía como empezar; mal podía yo emprender un camino en busca de justicia.
Lo emprendí cuando pude, y mal, por que choqué contra una pared.
Inicié la querella, hice todo lo que tenía que hacer, pero después quedé de cama; estuve dos años deprimido y abatido. Pero gracias a una terapia psicológica intensiva, pude salir de a poco.

H-: lo que estás contando te remueve cosas, ¿ cómo hacés para tocar el tema hoy?, ¿ cómo lo sobrellevás?
E.L.A.-: viajo muchísimas veces a Chile, y allí, hablo con muchos periodistas, charlo con compañeros; también están las situaciones judiciales, eso me permite sobrellevarlo por que considero que aporta claridad sobre estos hechos.
Hace poco, para el 24 de marzo, me invitaron a dar una charla en la Comunidad Judía, junto a Daniel Fílmus, y una de las Madres de Plaza de Mayo; y dije que lo que yo planteo sobre el crimen de mis padres
es para que haya justicia, pero más que nada, valoro los dos años y medio de militancia que ellos tuvieron en Chile, por que al viajar tanto, me encuentro con los militantes y amigos, y así comienzo a acercarme más a mis padres, y a reconstruir su historia.
Mis amigos me preguntaban cuando ellos se iban por ejemplo a Brasil, ¿por qué iba a Chile?, ¿por qué a reproducir un dolor, algo tan terrible?; pero no lo hacía por una cuestión conciente, yo iba por que había algo que me impulsaba, y a través de los años de terapia descubro que eso que me impulsaba, era reivindicar la forma de vivir que tuvieron, el para que vivían.

H-: ¿tuviste apoyo de parte de los organismos de DDHH de Argentina y México?
E.L.A.-: yo estaba militando en HIJOS, y cuando conformamos la comisión, nos nutrimos de ese espíritu y de los contenidos ideológicos de las Madres y Abuelas, y también de HIJOS; cuando plantean Juicio y Castigo.
Sentimos que tuvimos apoyo de la mayoría de los organismos de DDHH.

H-: ¿ que esperás del Estado Chileno?
E.L.A.-; poco, por que es un Estado entregado al neoliberalismo. Nosotros siempre planteamos Justicia; las Madres y las Abuelas nos transmitieron que hay que pedir la Utopía para después ir por todo. Hoy es poco lo que se puede esperar, quizá en otra etapa cambien las cosas.

H-: ¿ y de la Corte Interamericana de Derechos Humanos?
E.L.A.-: pensamos que es un organismo en el que por su complejidad y su lejanía, nos puede ir muy bien. Al ser Crímenes de Lesa Humanidad; se puede trabajar políticamente a nivel mundial, y eso puede tener repercusión en el Estado Chileno.
Es interesante el rol de la Corte Interamericana.


H-: ¿considerás que en el fallo, influyó el hecho de que tus padres no fueran Chilenos?
E.L.A.-: no; influyó en el hecho que hubo una investigación y una condena real, por que en otros casos no hay ninguna de las dos cosas.
Ahí influyo la insistencia de los familiares al plantear el tema, personalmente, con los abogados, los compañeros; yo por ejemplo, en el 2008 viajé nueve veces, ya había superado la depresión.


H.-: ¿quisieras dejar un pensamiento, una reflexión, para finalizar la entrevista?
E.L.A.-: Mas allá de lo político, mis padres peleaban por implantar un Socialismo Revolucionario, una Revolución Socialista donde no haya diferencias sociales entre las personas.
Mi planteo, mas allá de los problemas económicos, sociales, o de violencia que tenemos, es el de entender que podemos modificar esa situación organizándonos, y viendo al vecino como un par, no como un enemigo.
Muchas veces, al vecino que es más pobre lo miramos desde “arriba”, o vemos al que tiene dinero y poder como alguien superior; y ninguna de las dos cosas es la correcta, tenemos que empezar a aprender todos, que no hay nadie superior al otro.
Una profesora que tuve, que había estado detenida en la ESMA, nos contaba que cuando era torturada, lo que la ayudaba a soportar, era imaginar a estos tipos que la torturaban y eran poderosos; imaginarlos en el inodoro de un baño, y entender que eran personas, y no seres superiores.
Tratemos de cambiar esa situación de superioridad e inferioridad en la sociedad.
La organización como sociedad, es la única forma en que vamos a resolver algunos de los problemas que tenemos.


Bernardo Lejderman Konujowska y María del Rosario Avalos Castañeda


El 8 de diciembre de 1973 fueron muertos por una patrulla militar de la dotación del Regimiento "Arica" de La Serena, Bernardo LEJDERMAN KONOYOICA, de nacionalidad argentina, 30 años de edad y su cónyuge María del Rosario AVALOS CASTAÑEDA, de nacionalidad mexicana, 24 años de edad, en el sector de Guallihuayca, al interior de Vicuña. En la época señalada, la pareja de extranjeros, junto a su hijo de un año y medio de edad, se encontraba en el lugar mencionado, al parecer escondidos y con la intención de salir hacia Argentina. El 8 de diciembre de 1973 llegó hasta allí una patrulla militar acompañados por una persona que había sido detenida previamente y a quien se conminó a señalar el lugar en que se hallaban Lejdermann y su cónyuge. Dicha persona fue obligada a permanecer oculta mientras los efectivos militares se aproximaron a los dos afectados, pudiendo oir disparos de metralleta. Luego, el oficial a cargo de la patrulla regresó donde el testigo y le ordenó enterrar el cuerpo de la mujer, señalándole que ambos se habían suicidado. Al día siguiente la misma persona, ya en libertad, regresó para enterrar el otro cuerpo. Así lo declaró ante el juez del Segundo Juzgado de Letras de Vicuña en proceso por inhumación ilegal de cádaveres, llevada a cabo en Agosto de 1990. El hijo de la pareja fue entregado por los militares a una casa de religiosas, desde donde fue retirado tiempo después por la familia de la madre. El cuerpo de María Avalos fue sepultado en 1974, a requerimiento de representantes diplomáticos de su país de origen, y el de Bernardo Lejdermann, en agosto de 1990. En resolución 397 del 10 de abril de 1974 el Director Zonal del Ministerio de Salud Pública, que autorizó la exhumación de los restos de María Avalos, da como causa de su muerte " el estallido de dinamita", que junto a otras versiones públicas emitidas en la época hacen aparecer la muerte como un presunto suicidio con explosivos La convicción de la Comisión en el caso presente, es que el matrimonio Lejdermann Avalos fue ejecutado por agentes del Estado al margen de todo juicio, en mérito de lo siguiente : - El relato del testigo que escuchó disparos, que no percibió resistencia de los afectados frente a la patrulla militar y vió los cuerpos ametrallados de las víctimas cuando debió sepultarlos.- El estado en que se encontraron los restos de María Avalos en 1974, que permitieron su identificación.- El estado en que estaban los restos de Bernardo Lejdermann, exhumados 17 años después de su muerte. Su acta de defunción, señala como causa de la muerte, " enfrentamiento con militares".- La patrulla militar que actuó en los hechos tenía capacidad suficiente como para arrestar a los afectados, sin necesidad de darles muerte, si se tenían cargos en su contra.(Informe Rettig)



26/05/2010
En Punta Peuco murió condenado por violaciones a los derechos humanos el Suboficial Héctor Vallejos
Falleció a los 71 años por un paro cardiaco. Había sido sentenciado a cinco años y un día por doble homicidio.
En el penal de Punta Peuco y a la edad de 71 años murió el suboficial del Ejército Héctor Vallejos, el primer militar condenado por violaciones a los derechos humanos que muere en reclusión.
Vallejos falleció en el Hospital Penitenciario a las 22:35 horas del martes a causa de un paro cardiaco. El suboficial padecía cáncer vesicular terminal y se le había amputado su pierna derecha producto de la diabetes que padecía.
Vallejos había sido sentenciado a cinco años y un día de cárcel por el doble homicidio calificado del matrimonio del argentino Bernardo Lederman y la ciudadana mexicana María del Rosario Avalos el 8 de diciembre de 1973 al interior de Vicuña, en el valle del Elqui.
El suboficial había solicitado el indulto presidencial por causas humanitarias, el cual le fue rechazado por el ex ministro de Justicia Carlos Maldonado, en marzo pasado, tras su reclusión el 13 de agosto del 2009.

Aclaración: el suboficial Vallejos solo llevaba 1 año preso.
Desde 1973 estuvo libre y jamás colaboró con la justicia para aclarar los crímenes en que participó.

Noticia de Radio Cooperativa (Chile)

Agosto de 2010, Parque Patricios, Buenos Aires, Argentina

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada